Costumbres para bucear en La Herradura, antes y después de la inmersión

Costumbres para bucear en La Herradura, antes y después de la inmersión

Sigo en temporada de buceo y voy viendo todos los días pequeños detalles que se pueden mejorar, costumbres de buceo en La Herradura de cada uno. No pretendo cambiar las maneras de ningún buzo, lo mismo llevas más tiempo que yo, pero en cambio, lo mismo te sirve esto que te cuento a continuación.

  1. Está bien que al montar el equipo, lo revises para que todo este en orden y en funcionamiento. No solo sirve montarlo, sino que debes de revisarlo, de arriba a bajo. Que tengan todas las tiras, clips, que funcionen todas las válvulas y al igual no les falte el cordel con su respectiva pelotita. Hacerlo tal cual se te enseñó en el Open Water Diver o cualquier otro curso de otra certificadora en su primer nivel de buceo.
  2. Una vez montado y vemos que lo tiene todo, como te cuento, sigue chequeándolo. Prueba que los reguladores funcionan, correctamente respirando. No solo le des al botón de purga de cada uno de los reguladores. Así únicamente, estas comprobando que purga. Eso si, hazlo una vez, no hace falta que lo pulses 3 o 4 veces cada uno, que al final entre todos, termina siendo una fiesta y termina siendo desagradable.
  3. Pregunta que tipo de inmersión vas hacer en el día y así tienes una referencia de la cantidad de gas que te hace falta. Me explico, si vas hacer una inmersión donde no tienes necesidad de bajar profundo, no hace falta que te lleves una botella de 15 litros. Lo más seguro que con una de 12 litros te sobra. Eso si, depende de tu nivel de buceo y práctica el que consumas más o menos.  Cuanto más te muevas, más esfuerzos, más consumo. Cuando más profundo, más consumo. A lo que voy, porque este tema tiene para rato, no es cuestión de que aumentes el tamaño de la botella y termines pidiendo 18 Litros para ir a bucear en La Herradura. No es cuestión de pedir la botella más grande del centro de buceo, que de hecho hay bibotellas si quieres, sino de practicar, ver que puede fallar a la hora de bucear como si llevamos el lastre adecuado, o no llevamos una respiración normal, profunda y tranquila.
  4. Empezar por fijarnos en la flotabilidad si llegamos a controlarla. Una buena posición o trim al bucear al igual que el aleteo, todo termina influyendo, en nuestra comodidad al bucear y en nuestro consumo. Y la vida de los instructores y del barquero que de vez en cuando llevamos equipos, se alarga.
  5. ¿Es más cómodo ponerse las aletas antes o después que el equipo?. Pues si te ayudan a equiparte en el barco, colócate el cinturón de plomos y las aletas ya que tienes movilidad. Con el equipo, te constaría agacharte y ajustarte las aletas.
  6. Me resulta curioso que si lleváis una boya de posicionamiento, no se use cuando estáis en un fondeo de un lugar de buceo. Es el sito en donde van todos los barcos para amarrarse y ten por seguro que van a pasar por encima tuya. Me comentáis que como hay una boya en el fondeo, pues no la usáis. Para mi, es el mejor momento, indicar que estáis ahí, tirando  vuestra boya. Pero como siempre, gustos como colores hay.
  7. Antes de que la máscara tome contacto con el agua, no está nada mal que le pongáis algún producto del mercado, para que no se empañe. Cualquiera que contenga Tensioactivos aniónicos al 5% y Tensioactivos no iónicos al 1%. Lo que conocemos como Anti-fog. Se puede escupir también, como se hizo desde siempre, pero fui quitando esa costumbre más que cuando me llevo a un grupo de buceadores para realizar bautismos, no me queda saliva para todos y no es nada higiénico.
  8. La máscara si es nueva se empaña, ya no sé realmente si es porque trae una pequeña película de protección cuando es nueva, o es que la silicona con la cual está fabricada exuda alguna sustancia. La cuestión es que a mi me funciona, quemar el cristal varias veces y lavarlo con lavavajillas. Lo mismo tienes que repetir el proceso más de una vez.

Podría entretenerme aún más comentando costumbres, pero poco a poco que os saturo.

¡Si queréis verlo, hay que bajar a bucear en La Herradura!

¿De verdad, cuesta tanto descender, para bucear?

¿De verdad, cuesta tanto descender, para bucear?

Es ese momento en el que estamos pensando a lo lardo del día, y nos quedamos callados cuando vamos en el barco hasta el lugar de la inmersión. Ya en el centro de buceo, me comentáis; Cástor, es que me cuesta descender…así como no quiere la cosa, y en secreto.

No pasa nada, de hecho todo se mejora con la práctica, pero sino os han dado cuatro consejos en normal que os este costando tanto.

¿Habéis hecho un chequeo de flotabilidad antes de sumergiros?. ¿Sabéis cuanto lastre es el adecuado para la inmersión?.

Obviamente, hay muchas historias que se cuentan y relacionan el peso corporal con el lastre que lleváis pero cada uno es de su padre y de su madre y estamos hechos como Dios quiso y la genética algo tuvo que ver. No sé la densidad ósea de cada uno, a simple ojo para asignaros plomo, justo antes de la inmersión, pero si, os cuento cuatro detalles para que vuestro descenso sea de lo más cómodo.

  1. Con el chaleco sin aire, y exhalando debemos de descender, vemos como pasa la columna de agua delante de nuestros ojos y empezamos a sumergirnos. Si, llevamos el regulador en todo momento puesto, y si llevamos el lastre adecuado, al volver a coger una inspiración de aire, deberíamos de volver a la superficie, a nuestro punto de partida. Si, llevamos más lastre del idóneo, aunque hagamos esta operación. seguiríamos sumergiéndonos. Aunque volviéramos a coger aire y llenemos nuestros pulmones.
  2. Suelo enseñar a descender usando la válvula de descarga rápida de nuestro chaleco que queda en la zona del hombro derecho. Es más rápido y si se tiene tacto, facilita el descenso y no tiene porqué ser rápido el mismo. Pero como gustos hay colores y otros usan la tráquea. En comparación con la tráquea del chaleco, tarda más y los alumnos que están aprendiendo suelen inclinarse hacia atrás, al extender la tráquea y el peso de la botella.
  3. Os habéis parado a pensar en qué posición estamos en el momento del descenso. Pues deberíamos estar ligeramente hacia adelante, mirando hacia el fondo y con la referencia de nuestro compañero. Si tenemos las piernas totalmente extendidas, las mismas aletas ofrecen resistencia al descender y favorecen que nos inclinemos nuevamente hacia atrás. Por lo tanto, no viene nada mal, que tener los tobillos lo más próximo al culo de la botella.
  4. Si durante el descenso no paramos de aletear al estar casi verticales, y sin las aletas recogidas, lo más seguro que del mismo aleteo, volvamos hacia la superficie y al fondo que es lo que queremos.
  5. Sabemos lo que influye la respiración en el buceo, y si al exhalar por completo al iniciar el descenso y eliminar casi todo el aire de nuestro chaleco, si no realizamos una exhalación completa y profunda nos costará. Ya que si realizamos respiraciones cortas, los pulmones se encuentran siempre con un volumen tal que nos impide descender.

Consejos en el descenso para bucear

Una vez eliminado todo el aire del chaleco, la mano derecha se nos queda libre para ir compensando nuestros oídos, y mantendremos la mano izquierda en la válvula de inflado de la tráquea en el caso de que necesitemos algo más de aire en nuestro chaleco.

De esta manera, y la columna de agua suficiente por encima de nosotros, cambiaremos la posición de buceo lo más próximo a horizontal para empezar a aletear y seguir con nuestra inmersión.

Obviamente nos encontraremos con otro tipo de situaciones, de estrés, oleaje, tiempo sin bucear que influya en el descenso, pero tomar estos consejillos y probarlos. Son gratis.

!Si queréis verlo, está abajo!

Foto by: Nik Macmillan / Artem verbo

Un castillo en La Herradura y no es de arena

Un castillo en La Herradura y no es de arena

Incluso puede que no te lo creas pero llegará un día en que la playa te cansará, el chiringuito no tendrá ningún incentivo más que ofrecerte, o los paseos por lugares extraordinarios y naturales no te apetezcan porque te has convertido en un melón. ¡Es ahí cuando comienzas a disfrutar de conocer y visitar monumentos y edificios con historia! Bienvenidos y bienhallados al Castillo en La Herradura

El Castillo en La Herradura es una hermosura

Edificio de planta sorprendente y alejado de su emplazamiento original que estaba más cerca del litoral en su momento.  el Castillo de la Herradura hoy día está a 120 metros de la playa debido a la regresión del mar.

Su verdadera denominación, allá cuando lo erigieron en 1764 era Bateria para cuatro cañones de La Herradura, y se construyó para refuerzo en la vigilancia de las costas del Reino de Granada. Todo esto lo mandó hacer Carlos III y lo finiquitaron en el año 1771 (no sabemos muy bien en que mes pero todo es ponerse a investigar).

El caso es que preocupaba la zona porque, según parece, la época y el lugar eran propensos a la piratería, desembarcos ilegales y artimañas parecidas del siglo XVIII. Ademas, la desembocadura del rio Jate era un acceso rápido a las poblaciones y gentes del interior, por tanto había que fortalecer ese punto estratégico. Es por eso que el edificio parece descentrado de la bahía de La Herradura. Su objetivo era defender esa entrada fluvial a la península y poder vigilar a la vez cualquier acción que ocurriese en la costa herradureña.

Este punto conectaba y se comunicaba con las también torres-vigía de Cerro Gordo y de La Punta de la Mona, otros edificios de los que hablaremos en este blog y que son los que enmarcan la ensenada de La Herradura.

…cómo hemos cambiado…

Ya en el S. XIX y con la piratería erradicada (o casi) de los mares, por el año 1839,  El Castillo deja de ser un edificio del ejercito y es cedido al cuerpo de Carabineros, encargados de la vigilancia de las costas y del contrabando. En el año 1940 el cuerpo de Carabineros se suprime (luchó en el bando republicano en la guerra civil, ¡de qué cosas se entera uno!) y queda integrado en la Guardia Civil.

El edificio es cuartel de la Guardia Civil hasta el año 2003 y comenzando el 2005 pasa a manos del Ayuntamiento de Almuñecar con la idea de restaurarlo y dedicarlo a uso cultural. Y es lo que han estado haciendo gracias a un convenio con la EEA (Escuela de Estudios Arabes) y el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas).

La buena noticia

Castillo de La Herradura

La buena noticia es que por el hecho de no haber sufrido importantes acciones militares y luego haber estado ocupado siempre por instituciones que han cuidado y mantenido el sitio, el estado de conservación está bastante bien y, como diría un entendido: en optimas posibilidades de recuperación de sus valores originales.

Puede parecer una fruslería, pero a quien le guste la historia o la arqueología puede flipar viendo algún cañón recuperado de hace más de 250 años o admirando la arquitectura y técnicas utilizadas para levantar semejante edificio en dicho emplazamiento. Sin ir más lejos se hallaron, bajo las pinturas más recientes, restos de antiguos graffittis en muchas de sus dependencias con rótulos, figuras ecuestres o representaciones navales.

¿Y qué hacemos ahora con el Castillo de La Herradura?

Ah pues mira, me alegra que me hagas esa pregunta porque justamente del 1 al 8 de Agosto (es decir, el mes que viene) se celebrará el I Festival Musical “Noches en el Castillo de la Herradura” en el propio Castillo, a partir de las diez y media de la noche; con un programa musical de aupa como ha anunciado el mismísimo edil, para todos los gustos musicales: desde música flamenca hasta pop, blues y jazz.

Aparte de este festivalón bastante ecléctico, las estancias de la mitad del edificio, cuatro, más o menos grandes y abovedadas, se utilizarán para una exposición permanente sobre arquitectura militar. Mientras, la otra mitad del edificio (y la más amplia) será destinada al Salón de Actos, con capacidad para 60 personas. El resto de estancias, más pequeñas, se utilizarán para exposiciones temporales y para uso como centro social.

Como son las cosas, al final el Castillo (o Batería de cuatro cañones) ha sido gran testigo de los cambios y la evolución de la zona: de atribulada costa de piratas y carabinas a esplendida bahía llena de rincones magníficos. La Herradura es así. No la hemos inventado nosotros.

La Herradura, ese sitio

La Herradura, ese sitio

Será por rincones bellos en el mundo. Pero hoy y aquí vamos a hablar de La Herradura, joya de la costa tropical sur-española, a 80 km. de Granada y a 72 de Málaga (pertenece al municipio de Almuñecar, provincia de Granada). Destino fabuloso no sólo para apasionados de la fotografía subacuática, el buceo, el surf y demás deportes acuáticos sino para curiosos y entusiastas de los parajes naturales y enclaves interesantes de la Historia.

¿Qué es La Herradura aparte de un hierro semicircular que colocamos en los cascos de los caballos?

Pues aparte de eso La Herradura es un encantador pueblo pesquero de la costa granadina que queda bien flanqueado por el Cerro Gordo (a poniente) y la Punta de la Mona (a levante), dando lugar a una estupenda bahía protegida de los vientos y cercana a rincones naturales extraordinarios (la cala del Cañuelo, la Cueva de las palomas, Cantarriján, Maro…)

Seguramente su nombre viene dado por la forma tan característica que hace su playa (de más de 2 kilometros de longitud y unos 40 metros de anchura media, principalmente de grava y arena) y que recuerda a los hierros semicirculares que se colocan en los cascos de los caballos o el ganado. Montaña, pueblo, playa y mar se funden en este rincón mediterráneo lleno de secretos y “vigilado” por antiguos edificios llenos de siglos, como por ejemplo el Faro de Punta la Mona, la Torre del Cerro Gordo o el mismísimo castillo de La Herradura.

Precisamente esta dulce ensenada hoy fue testigo de una tragedia naval, siglos ha y que ahora comentaremos. El puerto de La Herradura se usaba ya en época musulmana como centro destacado de comercio y mercancías. Y tras la toma de la ciudad siguió siéndolo fuera quien fuera el conquistador. Desde tiempos remotos: fenicios, romanos, musulmanes, cristianos…muchas gentes y culturas diferentes han pasado por estas tierras y eso siempre hace más que interesante un lugar ¿no creéis?

Un poco de Historia y tal

No muchas personas saben que fue a este punto del mapa donde el monarca Felipe II, allá por el año 1562, decidió reforzar su flota enviando una escuadra de 28 galeras. Mal Felipe mal. No contaba con un temporal que azotó La Herradura sin piedad esa jornada de octubre y que convirtió la encantadora bahía en una trampa mortal que se llevó cinco mil almas según nos cuenta la Historia.

Hoy podemos ver, en el paseo marítimo, la escultura que recuerda una de las tragedias navales más importantes del Imperio español del s XVI. Ahí es nada.

Por lo demás, y aunque las excavaciones arqueológicas se detuvieron en los años noventa en el paraje se han seguido encontrando artefactos, restos y vestigios de las culturas que han pasado por aquí (en La Herradura se halló la espada argárica más grande de Andalucía por ejemplo). Gracias a estos hallazgos arqueológicos se puede trazar una línea evolutiva y cultural de la región que nos permite visualizar y ser espectadores privilegiados del paso del tiempo en este maravilloso rincón de la costa del Sol (oriental).

¿Te vienes a La Herradura o qué?

La Herradura. Buceo

Hasta aquí sólo hemos hablado de lo que el lugar ofrece en sí mismo. Ahora hay que sumarle lo que los humanos del s.XX (en casa nos auto-denominamos La Gran Plaga), hemos construido, para bien o para mal, a su alrededor:

En la Herradura no te faltarán sitios donde sentirte a gusto y probar cosas diferentes. Restaurantes, bares y chiringuitos; alojamientos rurales y hoteles de diferente calado; excursiones guiadas, en bici o en barco; actividades al aire libre y experiencias acuáticas de todo tipo ( surf, paddle surf, wind surf…) y por supuesto buceo, ¡y qué calidad de buceo!: vente con Cástor de la Plata y verás lo que es disfrutar de un día bien completo: de visitar bellos Mola mola en su habitat por la mañanita hasta gozar de un mini concierto funky-rock nocturno a escasos metros de la playa (sin contar con todas las posibles cervezas que puedan caer por en medio).

Quedáis invitad@s/avisad@s, y ya sabéis que quien invita/avisa no es traidor.

Fotos by: Bo-Kin / Francisco Jesús Navarro

Caray con las medusas

Caray con las medusas

Amantes de la naturaleza y de todo bicho viviente, no os podéis perder a estas fantásticas criaturas marinas producto sin duda de una adaptación evolutiva perfecta en su hábitat gracias a la cantidad de años que llevan por los océanos y mares de La Tierra: hace unos 600 000 mil, año arriba año abajo.

¿QUIÉN NO CONOCE Y TEME A LAS SEÑORAS MEDUSAS?

Será por su forma y esos tentáculos que siempre la rodean que las llamaron Medusa, personaje terrible donde los haya en la mitología griega, con cabellos de serpientes a la cual no podías mirar sin quedarte petrificado, quizás una similitud al pescozón que te llevas si llegan a tocarte sus tentáculos (los antiguos eran muy de metáforas).

Ser acuático extraordinario: todavía desconocemos algunos de sus procesos orgánicos o simplemente cómo carajo se vive sin cerebro ni pulmones ni corazón o siendo 95% agua. Bellas e hipnóticas o feas como una bolsa de supermercado tirada al mar; algunas con forma de huevo frito gigante, otras transparentes y con pececillos “revoloteando” en su interior. Ninguna te deja indiferente.

Pertenecen al grupo de los Cnidarios, de los que hay unas dos mil especies identificadas aunque como siempre los científicos vaticinan que habrá muchas más. Las medusas son invertebrados por naturaleza y les caracteriza sus vistosas formas, el movimiento dinámico que les permite su gran simetría y sobre todo lo jodido que es si te rozan, pues su arma y defensa contra depredadores son las células urticantes de sus tentáculos, cuya gravedad varía según la especie.

¿Estaremos haciendo algo bien?

También se ha notado un gran crecimiento de su población, extendida por todos los océanos y siempre cercana a la costa dado su curioso proceso de crecimiento. Dicho aumento de su población, aseguran, se debe al calentamiento de las aguas y a su alto nivel de contaminantes, sobre todo fertilizantes, además de a la disminución de depredadores directos como tortugas y algunos peces que se alimentan de ellas. Es por esto que hay que estar bien informados.

DÓNDE Y CÓMO ENCUENTRO INFORMACIÓN SOBRE MEDUSAS

La cuestión con semejantes bichos no es baladí. Es muy aconsejable estar informados sobre nuestras vecinas marinas más viejas del planeta dada su altísima toxicidad (aunque no todas sean letales para el ser humano como ya hemos dicho); “toda precaución es poca” que diría mi abuela.

EN INTERNET

Tenemos muchas vías de información hoy día, internet es la más obvia en cuanto a información y rapidez, siempre tratando de filtrar en lo posible. No toda la información de la red es válida, hay que contrastar siempre y mirar las fuentes y las fechas de publicación.

La página www.medusa.org cuenta con un magnífico contenido acerca de todo lo que quieras conocer sobre estos tremendos animales: tipos, alimentación, morfología, hábitat, sexualidad, poblaciones, picaduras, mitos y verdades además de un sin fin de buenas imágenes y enlaces relacionados.

También me ha sorprendido para bien que nuestro Gobierno y su Ministerio de agricultura, pesca y alimentación (Ministerio para la transición ecológica pone también; vete tú a saber lo que querrá decir) publique en su página web un listado de preguntas frecuentes bien documentada:

http://www.mapama.gob.es/es/costas/campanas/campana-medusas/preguntas_frecuentes2010-10-29_22.59.33.1150.aspx

EN EL MÓVIL

Este maravilloso siglo nos ofrece aplicaciones para nuestro Iphone o dispositivos Android que no sólo informa, en tiempo real, de si hay medusas en el agua sino mucha más información relacionada: qué clase de medusas hay, corrientes de agua, temperaturas, primeros auxilios en caso de picadura, etc. Atiende a estos tres ejemplos:

InfoMedusa en el litoral malagueño (http://www.infomedusa.es/)

Medusapp en Valencia (https://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/06/14/crean-app-alerta-presencia-medusas/1731776.html)

MedJelly en las costas catalanas (https://www.muyinteresante.es/innovacion/articulo/una-aplicacion-movil-para-saber-si-hay-medusas-en-la-playa)

¿Para cuando una aplicación granadina? Ahí regalamos esa idea

ÚLTIMA CARACTERÍSTICA PARA DEJAR BUEN SABOR DE BOCA

Que no se olvide mencionar entre las maravillas de las medusas una característica cargada de ironía. Su aparato digestivo, que parece haber sido diseñado o por un dios muy chistoso o por el profesor Bacterio (depende de cómo lo mires) consta de una boca que está en el centro de su cuerpo. Dicha boca es la entrada de la comida a la cavidad gastrovascular donde se descompondrá el alimento mediante las enzimas gástricas.

Al carecer de aparato excretor (                 silencio incómodo                  ) y concretamente de ojete u orto, adivinad por dónde va a expulsar los desechos. Exacto. Por la boca. Es decir, un genuino caraculo del mundo animal en toda regla si no contamos a mi jefe ni a mi dentista.

Fotos by: Kiara Tarikovics / Mikita Amialkovic

El buceo y cómo compensar los oídos

El buceo y cómo compensar los oídos

Hoy voy a empezar a tratar una de las respuestas fisiológicas ante los cambios de presión, dónde lo notamos y puede que nos llegue a preocupar a la hora de bucear, los oídos.

Que le ocurre al ir descendiendo a nuestros oídos

Siendo buceador primerizo vas a prestar atención a los oídos, cuando antes no te parabas ni a pensarlo. Luego más adelante ya es normal, la acción y empiezas a compensar casi de manera automatizada sin darte cuenta. Pero al principio vas despacito, descendiendo, para poder ir compensado poco a poco.

Vamos a ir sintiendo la presión en los oídos, sobre todo a partir de un metro de profundidad en adelante. ¿Alguna vez has intentado alcanzar una moneda, una piedra en el fondo de la piscina y has sentido una presión en los oídos? Un dolor que parece que te revientan, pues sí. Esa es la sensación a la que me refiero y debemos de saber cómo actuar ante ella.

El agua y la materia sólida forman la mayoría de los tejidos de tu cuerpo y vamos a considerar que los tejidos corporales son incompresibles. Pero en cambio, los gases, y hablo del aire, lo consideramos gas, cualquier parte de nuestro cuerpo que contenga aire, ya sean oídos, senos y pulmones, van a ser afectados por los efectos de los cambios de volumen cuando cambia la presión.

¿Entonces qué hacemos?

Podemos sentir la presión del agua en poco más de un metro y habrá que ir compensando ya que se puede pasar de una leve molestia a un dolor. Hasta el punto de que debemos de parar en el caso de no poder compensar de manera adecuada. En ese caso ascenderemos y con ello logramos que se libere presión, facilitando el volver compensar.

Y si aún así no es posible, mejor prueba otro día, lo mismo tienes tanta mucosidad que no es posible ya que te encuentres resfriado o lo mejor es que vayas al bar a por algo fresquito.

Para compensar usamos la maniobra de Valsalva;

Que consiste en cualquier intento de exhalar aire con la glotis cerrada o con la boca y la nariz cerradas. Nos pinzamos la nariz e intentamos que el aire salga por las orejas. La intención inicial de Valsalva era crear una forma de expulsar el pus del oído medio en realidad.

Hay que compensar el incremento de presión soplando aire adicional en el oído medio a través de las trompas de Eustaquio y restaurando el equilibrio, presión en ambos lados del tímpano. Tan sencillo como os comenté, pinzándonos la nariz e intentando expulsar el aire por las orejas. No hay que comprar ninguna trompeta a Eustaquio.

O mediante la maniobra de Frenzel;

¿Cómo se efectúa la maniobra de Frenzel?

  • Pinza la nariz con el índice y el pulgar
  • Cierra la boca
  • Sitúa la lengua como si fueses a pronunciar la letra K
  • Contrae la epiglotis. Es una sensación parecida a lo que sientes en la garganta cuando levantas algo muy pesado

Con ambas técnicas soplas aire contra la nariz pinzada, lo que se relaja simultáneamente los tejidos que rodean a la trompa de Eustaquio y obliga el aire a través de ella.

Existe una diferencia entre ellas, con la Valsalva, utilizas el diafragma y tratas de exhalar contra la nariz bloqueada o pinzada, y con la Frenzel, usas los músculos de la garganta  para comprimir  aire contra la nariz pinzada.

Cómo compensar los oídos al bucear

Al centrarnos en el diagrama del oído y su anatomía nos explicamos cómo y por qué  debemos compensar los oídos.

Estructura del oído

El oído se divide en el oído externo, medio e interno. Todos ellos, pensados por y para la audición. El oído externo captura las ondas sonoras del aire o del agua y se canalizan a través del canal auditivo hasta el tímpano del oído medio.

Llegamos hasta el tímpano, esa barrera hermética aislada del aire que separa el oído externo del medio. Las respuestas del oído ante la presión le conciernen al oído medio. El oído externo está abierto al medio, por lo que siempre queda en equilibrio con la presión circundante. El oído  interno está lleno de fluido y no queda afectado por la presión, ya que es incompresible.

Si el oído medio, queda seco y lleno de aire le afectan los cambios de presión. Durante el descenso, la presión hidrostática se ejerce sobre el tímpano al comprimir el aire en el oído medio. Ya empezamos a sentir algo nuevo, esa leve sensación, la cual no tenemos que dejar que vaya a más. Tranquilos que da tiempo, no estamos en el caso de la piscina.

Ya sabemos cómo compensar, simple. Hacerlo poco a poco de manera continuada y en cuanto metáis la cabeza bajo agua, tragar saliva, mover la mandíbula de un lado a otro, nos ayudará también.

Resumiendo

En fin, es más fácil de lo que parece, aunque parezcan técnicas complejas. Todas se pueden practicar fuera del agua y plantear las dudas.

Al principio los buceadores principiantes aprenden a compensar soplando contra la nariz pinzada, pero cuando vas adquiriendo experiencia y te vas acostumbrando al medio, la maniobra de Frenzel se realiza de manera más natural y a parte minimiza la prohabilidad de ruptura de la ventana redonda.

Durante el ascenso, tu espacio de aire del oído medio generalmente se compensa sin una acción consciente. El aire en expasión se ventila muy facilmente a través de la trompa de Eustaquio hacia la garganta. Ya hablaremos del bloqueo inverso más adelante y lo que supone.

Hasta ahora, nos vamos familiarizando con el oído y los efectos de la presión.

Échale pan, que agua no le falta.

Foto by: Li-Yang / Jeremy Bishop

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

Acepto
Facebook
Twitter
Instagram