Realmente estoy por una única razón. Prevenir accidentes y asistirte en caso de accidente. Pero el 90% del tiempo en esta temporada la dedico al Servicio de Pistas en Sierra Nevada. Y tengo unas cuantas cosillas que contaros, del día a día.

Son fechas en las que coincidiendo con la Semana Blanca nos llegan los chavales de colegios y de lugares cerca del mar. Subir a Sierra Nevada supone un gran desnivel y no es el primer caso que estando en la cola de un telesilla, o de la alfombra el pequeñajo sin saber realmente explicar qué le ocurre, nos dice que le duele la barriga y cae al suelo desplomado.

Bueno, tan sencillo, ya que con las prisas, o no han desayunado por increíble que parezca o estamos ante el mal del altura. El riesgo de padecer esta patología aumenta cuando se asciende a altitudes demasiado deprisa y si se realiza esta ascensión con un esfuerzo considerable, el riesgo es mayor en personas que han sufrido previamente de este mal, teniendo en cuenta que tanto niños como adultos jóvenes son más propensos a sufrir sus efectos especialmente si tenemos en cuenta que un buen estado físico no supone un perfil protector ante esta patología.

El denominado mal de altura, también conocido como mal de montaña, “apunamiento” o “soroche” incluye bajo su paraguas varios síndromes todos ellos relacionados y provocados por una disminución en la disponibilidad de oxígeno debido a la altitud, su menor concentración y los cambios que ejerce la presión atmosférica.

Síntomas del mal de altura

Cuando el mal de altura es leve, se caracteriza por dolor de cabeza (cefalea), asociado con manifestaciones sistémicas como malestar general, cansancio, debilidad (astenia), sensación de mareo y vértigo, trastornos del sueño (insomnio), molestias gastrointestinales y sensación de falta de aire. En los casos graves este mal de altura o mal agudo de montaña viene acompañado de un edema cerebral.

Solución contra el mal de altura

La prevención es la forma de luchar contra el mal de altura. Esta incluye realizar ascensiones lentas, beber líquidos abundantes, especialmente agua, puesto que el respirar ambientes muy secos como los que hay a gran altura provoca una pérdida importante de los mismos. Debe evitarse la ingesta adicional de sal, así como del alcohol y tóxicos puesto que pueden empeorar el cuadro al disminuir la ventilación.

En fin, no es por alarmaros, pero se dan bastantes casos, es importante una buena hidratación y si es nuestro primer día en Sierra Nevada, estar pendientes si os encontráis mareados y no muy cómodos con vosotros mismos. Lo mismo necesitáis perder altura.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

Acepto
Facebook
Twitter
Instagram